Sobre nuestro llamado a la santidad

Mar 23, 2024

Quiero hablarles sobre el Llamado de Serra a la Santidad. Es uno de los tres tablones de nuestra Misión Serra. ¡Hay más de lo que piensas! Su importancia es subestimada con demasiada frecuencia por los serranos. Verdadera y verdaderamente, es el punto de partida para crear una cultura de vocaciones, una cultura de vocaciones dentro de nosotros mismos.

Entonces, el Llamado de Serra a la Santidad…

La santidad se trata de ser más como Dios. Demasiados católicos hoy en día piensan que la santidad es simplemente guardar los 10 mandamientos e ir a misa los domingos. Esta visión “minimalista” no es lo que es la santidad. La santidad es más que simplemente “no ser malo”. Jesús nos dice esto en la parábola de las ovejas y las cabras. Al final de los tiempos reúne a toda la gente y la separa entre la que está a su derecha y la que está a su izquierda. A los que están a su derecha los recibe en el reino de los cielos por el bien que han hecho; Alimentar a los pobres, vestir a los desnudos, visitar a los encarcelados, etc. A los que están a su izquierda los arroja a la condenación eterna, por no hacer cosas buenas por los demás.

Lo que es fácil pasar por alto es que todas las personas con las que Jesús estaba hablando eran pecadoras. Todos habían hecho cosas malas en sus vidas, los de la derecha y los de la izquierda. Sin embargo, Jesús no se enfoca en esto. Porque Jesús no solo era Dios, también era hombre y conoce las debilidades y tentaciones de todos los hombres. Él sabe que todos pecamos. Entonces, ¿en qué se enfoca? No en nuestros pecados, sino en cuánto bien hemos hecho durante nuestras vidas. Hay una línea en el rito funerario católico que me encanta que dice que cuando morimos, Dios primero nos agradecerá por todas las cosas buenas que hemos hecho en nuestras vidas, luego perdonará nuestros pecados, en ese orden. El acto afirmativo de hacer el bien es de lo que realmente se trata la santidad.

Entonces, ¿cómo logramos el Llamado de Serra a la Santidad? El mero hecho de ser un católico “minimalista” no lo hace. Hay tres pasos que debemos dar.

Primero, debemos hacer de Dios el Señor de nuestras vidas. ¡Debemos poner a Dios en primer lugar! No es solo un pensamiento ocasional y aleatorio. No solo durante una hora el domingo. Pero un compromiso total con Dios. El obispo Robert Barron nos pregunta: “¿Es Cristo el Señor de su vida? ¿Está Cristo ordenando tu vida en cada detalle? ¿Es él el Señor de tu vida familiar? ¿De tu vida recreativa? ¿De tu vida profesional? ¿Es el Señor de todas las habitaciones de tu casa, incluyendo el dormitorio? ¿Te entregas totalmente a él, bajo su señorío? Si Dios es lo primero en nuestras vidas, deberíamos ser capaces de responder “sí” a estas preguntas.

En segundo lugar, debemos entender y creer que Dios nos creó a cada uno de nosotros para un propósito especial y único en su gran plan. Y puesto que hemos puesto a Dios en primer lugar en nuestras vidas, debemos buscar la voluntad de Dios para nosotros, el propósito especial para el que nos creó. Cada día que nos levantamos del sueño, necesitamos preguntarnos cuál es el propósito especial y único que Él tiene para nosotros este día, para esta etapa de nuestra vida y para toda nuestra vida. Conocer el bien especial que Él nos pide es un paso crítico para crecer en santidad.

Pero, ¿cómo podemos conocer el propósito de Dios para nosotros? Enseño catecismo a una clase de niños de sexto grado y siempre me hacen esta pregunta. Les digo que la oración regular es importante. La oración es una conversación con Dios, pero para que sea una verdadera conversación, no solo debemos ser nosotros los que hablemos, sino que escuchemos atentamente a Dios. La oración debe implicar un tiempo de silencio para que podamos escuchar a Dios hablarnos. También les digo que miren los talentos y habilidades que Dios les ha dado, porque a menudo apuntan a su propósito para nosotros. Pero, sobre todo, les digo que sigan su corazón. Dios nos habla más claramente a través de nuestros corazones, no de nuestras mentes.

Entonces, una vez que conozcas el propósito de Dios para tu vida, ¡debes actuar de acuerdo con él! Comprométete por completo a lograr este propósito. Este es el tercer y último paso para crecer en santidad: hacer el bien y ser más como Dios siguiendo la voluntad de Dios.

¿Qué es lo que te hizo unirte a Serra? Para la mayoría de nosotros, es el lugar especial que tenemos en nuestros corazones para los sacerdotes y religiosos. Esa es una señal segura de que al menos parte de la razón por la que Dios nos creó es para ayudar a cumplir la Misión Serra. Serra no es un hobby. No es un club social. Es un ministerio. Formar parte de un Club Serra es una vocación especial en sí misma. San Juan Enrique Neuman dijo: “Dios me ha creado para hacerle algún servicio definitivo. Me ha encomendado un trabajo que no ha encomendado a otro. Tengo mi misión”. Y todos ustedes también. No es casualidad que seas miembro de un Serra Club. No hay accidentes en el gran plan de Dios. Dios ha puesto este ministerio en tu corazón. Esta es la obra que Dios te ha encomendado. Reconócelo como al menos parte del propósito para el cual Dios te creó.

Actuar según el propósito de Dios para tu vida requerirá el sacrificio de tiempo, talentos y tesoros, y del ego al poner la voluntad de Dios en primer lugar. Requerirá que pongamos el bien de los demás antes que nuestro propio bien. Es posible que tengas que salir de tu zona de confort. Es probable que implique momentos de desánimo. ¡Te cansarás! Incluso puedes ser ridiculizado o rechazado por los demás. Los desafíos pueden parecer enormes, casi desesperados, como una montaña demasiado alta para escalar. Pero recuerda, Dios no nos pide que hagamos una tarea sin darnos los recursos y su ayuda para hacerla.

Y frente a todos estos desafíos, date cuenta de que conocerás el gozo incomparable de hacer la voluntad de Dios, el único gozo real que hay que experimentar en la vida. Y crecerás en santidad.

Para los serranos que ponen a Dios en primer lugar y tienen un propósito en la Misión de Serra, el camino a la santidad es agraciado. ¡Nuestras oraciones son las mejores oraciones! Oraciones por los demás, no por nosotros mismos. Oraciones que dirigen nuestras almas hacia afuera, hacia los demás, en lugar de hacia adentro, hacia nosotros mismos.

Y aunque la oración es el fundamento de todo lo que hacemos, la verdadera oración casi siempre nos llama a algún tipo de acción, especialmente las oraciones por las vocaciones. Un Club Serra ofrece oportunidades para esa acción que no están disponibles para un individuo. Como eventos de agradecimiento para honrar a nuestro obispo, sacerdotes, hermanas, religiosos y seminaristas. Como adoptar espiritualmente a un seminarista. Como la organización de las Horas Santas vocacionales y los rosarios mensuales en las parroquias. Como repartir tarjetas de oración para los seminaristas durante la semana de las Escuelas Católicas. Como organizar crucifijo itinerante y programas de cáliz itinerante en escuelas y parroquias. Y muchos otros.

Un Club Serra es realmente la única forma efectiva para que un individuo ponga en práctica las oraciones vocacionales. Nos ayuda a actuar de acuerdo con este propósito dado por Dios en nuestra vida.

¿Te suena familiar el Llamado a la Santidad de Serra? Debería. Piénsalo. Poner a Dios en primer lugar, discernir su voluntad para nuestras vidas y actuar en ella con valentía. ¿No es esto exactamente lo que pedimos a los jóvenes que pueden estar discerniendo una vocación sacerdotal o religiosa?

¿Cómo podemos pedirles que hagan esto si no estamos dispuestos a responder al llamado a la santidad en nuestras propias vidas? De esto se trata nuestro Llamado a la Santidad y por qué es un elemento crítico de nuestra Misión Serra.

Recuerde lo que dijo San Pablo: Cristo es la Cabeza y nosotros, la Iglesia, somos el cuerpo de Cristo. Serra es una parte importante del Cuerpo de Cristo. No hay propósito más noble para nuestras vidas que la Misión Serra.

Por lo tanto, haz de Cristo el Señor de tu vida, encuentra el propósito para el cual te creó y comprométete con todo para hacerlo. No seas un católico minimalista. Hagan el bien con sus vidas. Y no hay mejor manera de hacerlo que involucrarse plenamente en la Misión Serra. Al hacerlo, crecerás en santidad y conocerás el gozo de Dios.

¡Que Dios te bendiga a ti y a todo lo que haces por Serra y por las Vocaciones en nuestra Iglesia!

~Mike Downey
Serra, presidente de EE.UU.

Resources

كيف نما نادي ميامي سيرا أضعافا مضاعفة

كيف نما نادي ميامي سيرا أضعافا مضاعفة

إنهم يسمونها معجزة ميامي. شهد نادي سيرا في ميامي مؤخرا زيادة قياسية في العضوية بفضل الجهود المتضافرة والمتعمدة للغاية في حملة العضوية. انتقل النادي من 9 أعضاء إلى 130 في غضون أشهر ، وقال سيرانس الذي سهل الحملة إن الاتصال الشخصي هو المفتاح. فيما يلي خمسة عناصر رئيسية...

Come and See: We are All Called to Vocation

Come and See: We are All Called to Vocation

Cardinal Luis Antonio Tagle of Manila at the 80th Serra International Convention, Chiang Mai, Thailand, June 23, 2023 Our convention is a good time to reflect on the reality of vocation in the life...

The Communion of Vocations

The Communion of Vocations

Cardinal Marc Armand Ouellet at the 80th Serra International Convention, Chiang Mai, Thailand, June 23, 2023 My heartfelt thanks to Serra International for inviting me to celebrate its 70th founding...

Basilian Seminarians in Mexico

Basilian Seminarians in Mexico

An Unforgettable Trip Made Possible by International Cooperation among Serrans When a group of Basilian seminarians recently went on retreat in Mexico, several Serra Clubs came together and offered...

A Year of New Growth in 2023

A Year of New Growth in 2023

Given by Greg Schwietz at the Chiang Mai, Thailand, Serra Convention, June 22, 2023   Your Eminences, your Excellencies, Reverend Fathers, Sisters, Serrans and guests; Thank you for the...

An inviting Gift: Serra Invitation Coin

An inviting Gift: Serra Invitation Coin

For many priests, invitation was a key factor in entering the seminary —being personally asked to consider a priestly vocation. When Cardinal Thomas Christopher Collins addressed Serrans at their...

A Vision for the Year Ahead

A Vision for the Year Ahead

New Serra International President Kurt Metyko’s speech at the 2023 Convention... Your Eminences, your Excellencies, Reverend Fathers, Sisters, Brothers, fellow Serrans and guests: First, I would...

What is a Culture of Vocations?

What is a Culture of Vocations?

We use this term a lot in Serra. Creating a Culture of Vocations in parishes and dioceses is our primary strategy to achieve our Serra mission. But what does it mean? How do we know we have achieved...

Serrans Celebrate 75th Anniversary

Serrans Celebrate 75th Anniversary

By Fr. Ken Schuckman - Diocese of Wichita The Downtown Serra Club of Wichita will commemorate its 75th anniversary as a club of Serra International Thursday, March 9. In preparation for the event,...

Serra Meets: Meeting Recap

Serra Meets: Meeting Recap

At the most recent Serra Meets session, Mother Clare Matthiass, Franciscan Sisters of the Renewal (CFR), discussed her charming children’s book, The Unsolvable Problem, which introduces young...

Who is at the Center of Your Prayer?

Who is at the Center of Your Prayer?

Today's Readings The parable of the Pharisee and the tax collector going to the temple to pray was a way for Jesus to show that merely following the rules and going through the motions of...

Actions Speak Louder Than Words

Actions Speak Louder Than Words

Today's readings While many difficult decisions as well as physically and emotionally challenging acts were achieved by St. Joseph, the earthly foster-father of Jesus, he has not one speaking line...

Are You a Comfortable Catholic?

Are You a Comfortable Catholic?

Today's readings In today’s Gospel, the mother of two of Jesus’ disciples recognizes His greatness and authority. She asks Him to command her sons to sit at His right and left hand – presumably, in...

To Know Mercy

To Know Mercy

Today's Readings Throughout his ministry, Jesus urges us to strive for perfection, especially in our capacity to love and to forgive. The reason for this is simple: we fail. A lot. We make mistakes,...

The Spiritual Works of Mercy

The Spiritual Works of Mercy

Today's Readings In today’s Gospel, Jesus teaches how to pray. We call it the “Lord’s Prayer” and it covers just about everything one needs – for oneself. Still, there is prayer for others – for...